Es un proceso automático que gestiona el Inversor. Durante el día, la vivienda auto consume la electricidad generada por la instalación fotovoltaica. Si en algún momento la autogeneración es insuficiente, tira de la red eléctrica general. Por la noche, obviamente sólo puede consumir la electricidad proveniente de la red eléctrica externa.