Dependiendo del uso de la energía se requiere una mayoría. Mayoría simple para consumos comunes y un tercio de los propietarios para instalaciones privativas, además del acuerdo de reparto de energía para determinar la distribución de la energía generada.