La carga doméstica ofrece un ahorro significativo comparada con la carga en electrolinera y el uso de vehículos térmicos.