Sí, claramente. El coste kWh de producción solar en los 25 años de vida prevista de la instalación es muy inferior al coste kWh de cualquier comercializadora española de electricidad.