La inversión en placas solares en comunidades de vecinos se amortiza en un período de entre 2 y 4 años.