La tecnología fotovoltaica ha incrementado enormemente su rendimiento en los últimos años, y ya es totalmente rentable sin ningún tipo de ayuda pública. Además, los precios han disminuido de forma importante por lo que cada vez queda menos margen de mejora.