La energía solar fotovoltaica produce electricidad a partir de la radiación solar, mientras que la energía solar térmica permite calentar fluidos y proporciona agua caliente sanitaria y calefacción.