Las instalaciones de autoconsumo con placas solares permiten a los propietarios ahorrar entre un 30% y un 60% en la factura eléctrica.