Mito 1: «La energía solar no es económicamente accesible»

La reducción del precio de los paneles solares hace que la energía solar fotovoltaica sea rentable por sí misma, pudiendo obtener retornos de inversión por debajo de los 6 años en la mayoría de los casos de viviendas unifamiliares. Es cierto que requiere una inversión inicial pero, adicionalmente, existen varios programas de ayudas económicas tanto a nivel municipal, como autonómico y estatal que reducen esta inversión hasta en un 60%. Además, el coste medio de la energía solar se ha reducido drásticamente en los últimos 10 años, en torno al 85%. Ahora es más mucho más barato generar energía a partir del sol que del carbón.

Mito 2: “No soy propietario de la casa en la que vivo, no puedo instalar paneles solares”

Aunque no lo creas, los módulos solares pueden instalares aunque la casa no sea propiedad de quien los contrata, requiriendo autorización del propietario de la vivienda. Sin embargo, no resultará muy rentable si la duración de tu alquiler no supera el número de años en los que se amortiza la inversión. En tal caso, puedes intentar persuadir al propietario de realizar esta inversión, ya que aumentará el valor de su vivienda; tendrá una ventaja competitiva, pudiendo afirmar frente a sus próximos inquilinos, que en su propiedad no se paga luz y por encima de todo que favorecerá a reducir las emisiones de CO2 y a construir un mundo más sostenible.

Mito 3: “Los paneles solares solo pueden instalarse en vivendas particulares, no en comunidades de vecinos”

Las comunidades de vecinos pueden contratar la instalación de paneles solares y beneficiarse de la energía producida por los mismos, tanto en zonas comunes como en cada una de las viviendas. Pudiendo darse en edificios residenciales, urbanizaciones u otro tipo de comunidades, el autoconsumo es posible.

Respecto a la conformidad de los vecinos para hacer la instalación de módulos solares: el real decreto-ley 19/2021, de 5 octubre establece que para la implantación de fuentes de energía renovables de uso común, así como la solicitud de ayudas, subvenciones o cualquier tipo de financiación para la realización de tales obras, será suficiente el voto favorable de la mayoría de los propietarios (que representen la mayoría de las cuotas de participación). Si se lograse esta mayoría simple, el vecino disidente también deberá contribuir con el coste de la instalación, aunque no esté de acuerdo.

Si no se alcanza la mayoría y tú sigues teniendo interés por hacer la instalación, podrás hacerlo individualmente para tu propiedad.

Mito 4: “Los módulos solares pueden dañar mi tejado y requieren mucho mantenimiento”

Los módulos solares no dañarán tu tejado, incluso pueden incluso prolongar su vida útil, ya que protegen la parte del tejado que cubren. Respecto al mantenimiento, las instalaciones solares fotovoltaicas requieren un mantenimiento muy sencillo. En “cero2 energía y eficiencia” recomendamos hacer un mantenimiento una vez al año, donde realizamos una limpieza y una supervisión de los mismos. Debes considerar que los paneles son muy duraderos,  ya que suelen tener una garantía de entre 25-30 años.

Si no se alcanza la mayoría y tu sigues teniendo interés por hacer la instalación, podrás hacerlo individualmente en tu propiedad.

Mito 5: “Los paneles solares están compuestos por materiales contaminantes, o se necesita más energía para producirlos que la que generan”

Esto es totalmente falso. Los módulos están compuestos por silicio, aluminio, vidrio y acero. Cuando se agota su vida útil, el 95% de sus materiales pueden ser reciclados y aprovechados para otros fines.

Tampoco se necesita más energía para producirlos que la que generan. Los estudios han demostrado que la energía que se requiere para produciros se cubre con la generación de energía fotovoltaica después de 4 años y, como hemos mencionado anteriormente, éstos permanecen hasta 25 años generando energía limpia y gratuita, reduciendo los niveles de contaminación.